Obtener los datos del dueño de un hosting y/o dominio en GoDaddy




GoDaddy es una empresa proveedora de hosting y dominios que ha absorbido gran parte de los servicios que antes proveía Blogger. Hasta hace pocos meses, los blogs de este popular servicio se podían personalizar aplicando un dominio de pago provisto por la empresa, pero un cambio en su política comercial le ha hecho delegar este servicio en empresas patrocinadas como GoDaddy. Esta novedad le ha servido a Blogger para desligarse de muchos aspectos legales derivados de la responsabilidad de someter sus dominios a las legislaciones nacionales, y en el caso de España, en aquello que afecta a la Ley Orgánica de Protección de Datos.

Hace pocos días se nos presentó en Bitcoin Hispano un asunto de una posible estafa realizada por internet que afectaba a ciudadanos de varios países. El colectivo de afectados quería saber ante todo los datos del titular o titulares de la web y el dominio, a los efectos de realizar una posible reclamación patrimonial en el país desde donde se había domiciliado.

GoDaddy tiene una política legal muy confusa respecto a estos temas. Aparte, la traducción al castellano de la terminología jurídica tampoco ayuda demasiado, pues confunde los términos “citación” con “notificación” (el término en inglés subpoena puede referirse también a “apercibimiento”), lo que confundiría a quien, por ejemplo, desde España, piense que un juzgado va a librar con facilidad una orden internacional en una jurisdicción extranjera.

Realizadas las consultas con la empresa, hemos aclarado algunos aspectos que si bien no hacen sencillo el proceso de obtención de estos datos que nos interesan (ni tampoco los abaratan), sí que los simplifican.

Para que GoDaddy pueda cumplir con los requisitos del programa TRUSTe en relación a la privacidad de los datos, el solicitante de la información debe aportar una demanda presentada ante autoridad judicial o administrativa, debidamente fundamentada, que determine las razones legales que se esgriman contra el titular del hosting y/o dominio, y donde se especifique la necesidad de identificarlo. En el caso de España, la presentación que se haga ante la autoridad correspondiente deberá ser traducida mediante traductor jurado y legalizada, y remitida por los medios que ofrece GoDaddy en su web (incluye fax y correo electrónico).

Esta comunicación tiene como finalidad acreditar la identidad y el interés legítimo del solicitante y proteger a GoDaddy en caso de eventuales reclamaciones del titular de los datos. Este proceso no debería demorarse más de 30 días naturales desde que se remitió la documentación.

Fuentes: elaboración propia