Una corporación armamentista contando los votos de Unidos Podemos

El sistema de e-counting patentado por Indra es según sus desarrolladores una solución basada en el reconocimiento óptico de caracteres (OCR) que permite el “recuento automático de papeletas o actas electorales, basado en la digitalización de las imágenes e interpretación de las mismas“. La inexistencia de una fiscalización o auditoría tecnológica de un sistema de e-counting permite a la empresa proveedora alterar todos los resultados electorales.

Se trata de un sistema que ya ha dado serias muestras de falta de veracidad. El grupo de trabajo británico Open Rights Group recordó que desde hace años los sistemas de voto o recuento electrónico no auditados son una auténtica “caja negra de votos”, parafraseando así a la investigación realizada por el consultor Bev Harris sobre los riesgos de fraude en la intervención de las empresas IT en procesos electorales.

La frase de Pablo Iglesias que afirmaba que el riesgo de pucherazo en España es materialmente imposible no solo es incierta, sino que deja en bandeja que los administradores del sistema electoral electrónico hagan y deshagan sin que los electores se enteren.