España: prevenir al Bitcoin del delito de blanqueo de capitales

En los últimos meses, y en función de la discrecionalidad que ha otorgado al Poder Ejecutivo de EEUU la llamada Patriot Act, han cobrado notoriedad los procedimientos contra tenedores, promotores y administradores de la compra y venta de bitcoins, que ha afectado a su operatoria en varios países del mundo.

La pérdida de control que el sistema financiero ha tenido sobre los contribuyentes a partir del nacimiento del Bitcoin ha sido el elemento que ha servido de justificación a la administración norteamericana para argumentar que los tenedores de este software podrían estar refugiándose en este sistema de intercambio con el fin futuro de blanquear capitales de origen ilícito. En la práctica, convierte en sospechoso al tenedor en virtud de una normativa que presume ese origen ilícito, aunque no exista evidencia de ello.

Esta legislación inquisitiva ha despertado temores y recelos en operadores de todo el mundo, dado que salvo algunas excepciones, es el marco regulatorio que impera en los principales países donde se concentran los usuarios del Bitcoin, y lo cierto es que España no es una excepción.

La Ley 10/2010 de prevención del blanqueo de capitales y de la financiación del terrorismo establece cuatro categorías de blanqueo, donde el denominador común es que existe delito cuando se procede a “regularizar” capitales a sabiendas de su origen ilícito. Este último aspecto, ampliamente interpretable, es el más preocupante desde el punto de vista de los derechos fundamentales puesto que el origen ilícito se puede abarcar desde cualquier lugar.

Para que el sistema no presuma que el receptor del dinero sabe de su origen ilícito, expone unas reglas de obligado cumplimiento que eximirían a dicho receptor de cualquier atisbo de sospecha, pero lo cierto es que la mayoría de los llamados exchanges que operan en y para España no cumplen con estas reglas, y por tanto estarían sujetos a eventuales represalias, que de no ser modificada la estructura y definiciones de la compra y venta de Bitcoins, tarde o temprano llegarán. Son las llamadas medidas de “Diligencia debida” cuya desatención han motivado múltiples imputaciones en materia de lavado de dinero en España.

Proteger al Bitcoin de esta ofensiva no es difícil. Antes que nada hay que devolver al Bitcoin a su naturaleza legal, ya que no es una moneda en los términos de la legislación española. Se trata de un bien intangible o software que se vende por medios electrónicos y que sirve como Sistema de Intercambio Comercial(SIC). Es precisamente la errónea consideración de los bitcoin como moneda la que pone a este sistema en la mira de sus detractores, dado que eso convierte a los operadores en agentes de cambio sin serlo y sujetos, motu proprio, a la mencionada Ley contra el blanqueo.

Estos cambios en las definiciones permitirán no solo proteger a los exchanges de estas consecuencias penales sino que además normalizarán el flujo de bitcoins en la economía nacional, dado que como ya hemos visto, los bitcoins son permutables en cualquier ámbito comercial que acepte los BTC como forma de pago.

El spyware de la Policía Nacional y el camino inevitable hacia los “freesites”

La Policía Nacional hizo un importante operativo

Según ha adelantado el Ministerio de Justicia, el borrador de anteproyecto de Código Procesal Penal encargado por Alberto Ruiz Gallardón permitirá a la policía, tras la intervención de un juez, utilizar software malicioso para obtener información de los equipos informáticos de las personas a las que investiga. Esto implicará dotar a las fuerzas de seguridad de medios técnicos y humanos para el control de equipos informáticos de personas “sospechadas”.

Según recoge el artículo 350 del anteproyecto, “el Tribunal de Garantías podrá autorizar, a petición razonada del Ministerio Fiscal, la utilización de datos de identificación y códigos, así como la instalación de un software, que permitan, de forma remota y telemática, el examen a distancia y sin conocimiento de su titular o usuario del contenido de un ordenador, dispositivo electrónico, sistema informático, instrumento de almacenamiento masivo de datos informáticos o base de datos”.

Esta práctica ya está incluída en la llamada “Ley Lasalle“, que permite esta práctica pero en los procedimientos derivados de la “salvaguarda” de la propiedad intelectual.

Calma navegantes

Sin embargo, va a ser difícil que esta Ley consiga, al menos a largo plazo, las consecuencias deseadas. Ian Clarke, un joven informático de origen irlandés, viene desarrollando desde el año 2000 un software de código abierto conocido como “Freenet”. El mismo funciona como una red P2P (similar a la estructura del conocido programa de intercambio de datos eMule) y facilita anonimato de cara a la navegación, acceso y proporción de información a los usuarios de la misma.

Inclusive, con el instalador del Freenet se proporciona una aplicación, Jsite, que permite crear, insertar y administrar las llamadas “freesites”, una especie de oasis de la libertad de expresión en internet similiar a cualquier página web pero con datos encriptados para garantizar el anonimato. Similar funcionamiento tiene Entropy, pero desarrollado en lenguaje C y no en Java como Freenet.

Esto indica que en el nivel actual de actividad y desarrollo de la computación, pretender legislar límites al flujo de datos es como poner puertas al campo. A nuestro entender, esta actividad legislativa va orientada a introducir el miedo entre los navegantes más que a reprimirlos, dado que un simple rastreo por la web nos permite obtener soluciones sencillas a esta nueva censura. Sólo hay que partir del concepto de que nada es imposible y que todo es relativo.

Fuentes
Alt040: La policía española podría usar spyware en sus investigaciones
Freenet Project: Web Oficial en castellano

[Descargar] Bitcoins para torpes, el capítulo de The Good Wife que escenifica la amenaza del Bitcoin para las autoridades de EEUU

Un particular abogado, defensor habitual de los activistas del movimiento Ocupa Wall Street que protestan contra la estructura del poder financiero y sus consecuencias sociales, entra agitado al despacho de Alicia Florrick porque agentes del Departamento del Tesoro de EEUU lo están siguiendo. Quieren que desvele el nombre de su cliente, el creador del Bitcoin, la divisa electrónica que está poniendo en jaque su estructura monetaria y base del poderío económico de las principales corporaciones. Adjuntamos el enlace para descargarlo doblado al castellano.

Solo hay que copiar y pegar esta dirección en tu navegador.

http://bitshare.com/files/urpckjpe/The-good-wife-3×13.avi.html